¿Quieres saber más de la cosmética natural? ¡Únete a nuestro mundo!

¡Descubre nuestras ofertas, trucos y sugerencias! Recibirás un cupón del 10% de descuento canjeable en tu próxima compra.

Carro

COSMÉTICA NATURAL PREMIUM 0% química, 0% tóxicos, 100% natural

¿Qué sabes realmente de tu jabón-de-cada-día?

No es raro encontrar en un cuarto de baño una carísima crema anti-edad al lado de un gel de oferta del súper cuando es muy probable que dicho jabón esté contrarrestando parte de la efectividad de la crema.

A ver, cuenta hasta diez: si nos duchamos todos los días no estaría demás que prestásemos un poco mas de atención y de cuidado en cuanto a lo que nos aplicamos sobre la piel mientras el agua nos resbala el cuerpo durante una placentera ducha.

Sí, toca admitirlo: sabemos muy poco a cerca del jabón nuestro de cada día. Será por eso que no le damos la importancia que merece y que en realidad tiene.

Igual que la buena literatura es eterna i universal, la de jabón es un clásico y debería estar muy presente en los estantes de todos los cuartos de baño con un mínimo de sensibilidad y decoro.

Desde Per Purr, sin coste adicional y armados con buenas intenciones, nos gusta recordar que el jabón no solo limpia, sino que, además, sirve de base a la correcta nutrición , preparándola para decir en las condiciones idóneas a los demás nutrientes que le aportarán el resto de cosméticos. Si se piensa con calma, es como construir la casa por el tejado ¿quién haría algo así?

Entonces ¿por qué abandonamos a su suerte a nuestra piel? Basta pensar que si nuestras abuelas y mamás frotan su piel con una suave y nutriente pastilla de jabón, será por algo, ¿no?

Si vas a desobedecer a tu madre no cuentes con nosotros.

De jabones, manzanas y vinos

Igual que la fruta madura cae del árbol –que se lo digan al sorprendido Newton– los Per Purr’s Natural Premium Soap respetan los tiempos de maduración que el jabón requiere, así como el proceso natural de saponificación.

Vale, pero ¿en qué se traduce en nuestra pastilla de jabón? os estaréis preguntando. Es tan sencillo como importante: implica renunciar a los procesos de fabricación rápida y a gran escala, lo que se traduce en alcanzar una curación perfecta que garantiza que el jabón tenga el pH idóneo: neutro y respetuoso con la piel, a la que nutre e hidrata, en vez resecar.

Asimismo, nuestros jabones también se pueden entender como si fueran un buen vino, donde la calidad y la excelencia van de la mano con los tiempos de maduración.

Si la idea todavía se os escapa, pensar en aquella manzana que se desprendió y golpeó al científico en la cabeza. De haber sido una pieza de fruta reproducida en un invernadero Newton no hubiera dado –de casualidad– con la fuerza de la gravedad. ¡Imaginar el drama!

Nos dan escalofríos las técnicas que aceleran los procesos de fabricación que emplea la industria con el objetivo de disminuir el tiempo de producción y, por supuesto, reducir los costes.

Como ya os habréis dado cuenta, nosotros somos muy sibaritas.
¡Y nos encanta serlo!

Sin calor se mantiene el resplandor

Damas y caballeros, sepan ustedes que la manera de “cocinar” un jabón también determina su calidad.

Por eso, los jabones Per Purr están elaborados a través del Cold process.

Se trata de un procesado en frío, que emplea el propio calor de los propios aceites vegetales –calentándolos a una temperatura no superior a los 50º C– que hace posible que se conserven intactas las propiedades de los ingredientes presentes en su formula.

Tranquilos, no os culpamos si no os ha terminado de quedar claro este concepto, a ver si así nos explicamos mejor: Imaginaros en vuestra cocina preparando un plato de una sabrosa receta que acabáis de descubrir: ¿aceite de oliva extra virgen crudo o uno que ya se ha empleado para freír? Seguro que las dudas ya se han disipado ¿cierto?

Así como ocurre con la comida, el calor degrada los nutrientes presentes en los ingredientes, destruyendo sus propiedades. Así que la próxima vez que te pregunten como quieres tu jabón, ya sabes la respuesta: ¡poco hecho por favor!

No a las copias piratas

La naturaleza es sabia y el hombre parece que se empeña en ir a contracorriente. Los aceites esenciales son el resultado de la extracción de compuestos naturales presentes en las plantas, que poseen importantes propiedades aromáticas, terapéuticas y curativas.

Ya las esencias sintéticas son como copias piratas de los aceites esenciales: tienen un olor parecido pero ningún valor terapéutico.
La reproducción artificial de estos componentes en los laboratorios todavía no ha sido capaz de  reconstruir la compleja combinación de estos elementos de manera tan precisa como la naturaleza lo hace. Además, la mayoría de ellas están detrás del desarrollo de multitud de alergias dérmicas !Para que queremos más!

Aún así, la industria cosmética las utiliza debido a su bajo precio –siempre el dinero. Siempre–.

Y ¿qué hace Per Purr? Pues llevar la contraria, es decir, ir de la mano de la naturaleza. Es posible que seamos retorcidos, pero es que somos así. El resultado se percibe en la piel, ¿a que esperas? prueba y cuéntanoslo.

Toda la glicerina para ti

Humectante, emoliente y protectora, la glicerina –que se forma de manera natural en el proceso en la saponificación- es clave para hidratar y equilibrar el pH dérmico, contrarrestando el efecto del jabón, que elimina la suciedad pero que también “se lleva” parte del manto hidrolipídico de la piel.

Por rentabilidad, la industria tradicional opta por retirarla y aplicarla en otros cosméticos más lucrativos, como los anti-edad –¿recuerdas? esa crema carísima junto al bote de gel de oferta del súper–.

Como resultado, el jabón se agrieta, ¿Te gustaría que le ocurriera lo mismo a tu piel? Intuimos que no y por eso se nos dibuja una sonrisa cómplice: ya sabes porque invertir en un Jabón Premium que mantiene el 100% de la glicerina natural, como los de Per Purr.

¿El resultado?  Se siente en la piel desde el primer día de uso. Verás reducida la necesidad de utilizar loción hidratante y, mas que nada, te quedará claro que algo errado había con tu antiguo jabón de ducha.

Un neceser es como una alacena

Ojalá pudiéramos decir que no, que la industria cosmética tradicional no emplea grasa animal para la elaboración de sus productos, pero mentiríamos y no queremos ser un Pinocho de la cosmética. Pero ¿por qué grasa animal y no un aceite vegetal? Justo, por el precio. Otra vez. La grasa animal cuesta hasta un 99% menos que un aceite vegetal.

Si en Per Purr no apostamos por la grasa animal es porque sabemos que sus efectos no son los más adecuados ni para la salud ni para la piel. La aplicación de productos cosméticos elaborados a partir de la grasa animal sobre la piel provoca la obstrucción de los poros, pudiendo desencadenar reacciones alérgicas y activar, en personas con tendencia, los brotes de acné. La piel  acaba por perder elasticidad, luminosidad y suavidad.

A partir de ahora hay que tener presente que lo que no almacenas en tu alacena tampoco debes hacerlo en tu neceser. Con la salud no se juega, tampoco hay que hacerlo con la salud de la piel.

Newsletter